El día de ayer arrancó en México la red compartida, que beneficiará de forma inmediata a más de 36 millones de mexicanos, pertenecientes en su mayoría a zonas marginadas.

Hasta ahora, para poder dar cobertura de telefonía celular en zonas de difícil acceso, cada uno de los operadores móviles debía desplegar su propia infraestructura.

Lo anterior resulta costoso y en muchos de los casos no ocurre por ser poco rentable para estas compañías.

Red Compartida
Cobertura de la red compartida en México

¿Qué es la red compartida?

La red compartida es un proyecto clave de la reforma de telecomunicaciones.

A partir de ahora existirá una infraestructura compartida de telecomunicaciones, que ofrecerá servicios de mayoreo, a los operadores ya existentes y a los nuevos que se creen.

Al no tener que efectuar inversiones en infraestructura, habrá nuevos competidores, lo que reducirá los precios de los servicios de telecomunicaciones.

La red compartida ha sido diseñada, desplegada y será operada a través de una asociación público privada con Altán Redes, atrayendo inversiones a México por más de 8 mil millones de dólares y generando más empleos.

Altán Redes es un consorcio de inversionistas privados, creado en 2016, y en el que participan las empresas Axtel y Megacable.

Altan Redes
Altan Redes es un consorcio privado creado en 2016

La red compartida incrementará la cobertura y mejorará la calidad, ya que está basada en tecnología 4.5G, y transicionará posteriormente a tecnología 5G, la mejor en su tipo.

La red compartida impulsará el turismo y el Internet de las Cosas (IoT)

Uno de los beneficios que traerá la red compartida es dotar de conectividad móvil en los denominados Pueblos Mágicos, lo cual dará impulso al turismo.

Así mismo, la red compartida facilitará la transición hacia la Internet 4.0, también conocido como la Internet de las Cosas (IoT), ya que en un futuro cercano habrán más cosas conectadas que personas.

Internet de las Cosas
La red compartida impulsará el desarrollo del Internet de las Cosas (IoT)

Se espera que la red compartida alcance una cobertura del 85% para finales de 2021 y un 92.2% al término del proyecto, antes de enero de 2024.